Krusty el payaso

Krusty el payaso o Herschel Schmoeckel Krustovski o Herschel Michael Krustovski, es un personaje de ficción de la serie de dibujos animados Los Simpson. En Latinoamérica estaba doblado hasta la decimoquinta temporada (incluida) por Tito Reséndiz, actualmente reemplazado por Sebastián Llapur.

Características personales:

Es judío, hijo de un rabino ortodoxo y medio hermano del actor Luke Perry. También tiene una hermana, posiblemente Barbara, la novia de su compañero, el Mel Patiño. Es repudiado por su padre por ser payaso. Aunque posee un programa en la televisión de Springfield, su fama es mundial, llegando a codearse con artistas famosos y a ser invitado en ocasiones a eventos de entidad nacional, como la entrega de los Oscar.

Krusty es un payaso que, lejos de ser la felicidad y la alegría personificada, es hombre jugador, fumador, bebedor, mujeriego, se lleva mal con su padre, no conoce a su hija... Reúne todas las características para ser considerado una mala persona, pero precisamente ese carácter es el que marca su identidad como personaje patéticamente real.

En realidad, su meta es ganar dinero a costa de su fama y sin ningún tipo de prejuicios, aun con la venta de productos con su imagen --muchos de ellos sin homologación oficial y con elementos peligrosos para los niños. Tampoco le preocupa la salud mientras gane dinero vendiendo productos alimenticios que llegan a ser tóxicos.

Es tal su deseo de protagonismo que no le importa romper las normas para emitir su programa, llegando incluso a retar al Bob Patiño cuando este amenazó con explosionar una bomba atómica si no dejaban de retransmitir cualquier cosa por televisión.

Krusty es un hombre de mediana edad, aunque en ocasiones parece ser uno de los personajes más ancianos. En un episodio, por ejemplo, dice haber estado sesenta años en el estrellato. Siempre tiene la cara pintada de blanco y luce tres mechones de pelo (uno arriba y otros dos a cada lado de la cabeza) de color verde. Siempre calza grandes zapatones de payaso, incluso llevando esmoquin. Pese ser operado a corazón abierto, cuya cicatriz se le ve en el pecho en ocasiones, fuma bastante y sin preocupación. Su firma se caracteriza por poner 3 estrellas de 5 puntas.

Si uno se fija verá que los rasgos faciales de este personaje son idénticos a los de Homero Simpson (enmascarados por la caracterización de payaso).

El show de Krusty:

Dentro del show de televisión, sale junto a un mono (Timmy) que fuma mucho, lleva un fez y a veces va sobre un monociclo. En un episodio se le ve de chófer de Krusty. En los primeros episodios actuaba con ellos el Bob Patiño, que más adelante intentó inculpar a Krusty de un crimen, para quitarle la fama y el programa, viéndose frustrado por la intervención de Bart Simpson, de quien Bob se declara enemigo eterno.

La sección principal del show de Krusty es la emisión de los dibujos violentos de Tomy y Daly, un gato y un ratón en los que se muestran siempre imágenes de lo más sangriento del ratón matando de mil maneras al pobre gato, dibujos que embelesan a los niños.

Sus negocios, sus regresos y sus problemas con la justicia:

Aparte del programa de televisión, posee también la franquicia de una hamburguesería donde explota a sus empleados, un campamento infantil de verano regido por desaprensivos e interviene en cualquier evento nacional donde pueda destacarse como protagonista. Más de una vez ha tirado la toalla para retirarse del mundo de la actuación, pero su fan nº 1, Bart Simpson, ha conseguido que volviera de nuevo a los escenarios.

Krusty estafaba al fisco que, tras descubrir que poseía cuentas bancarias en las Islas Caimán, le embarga sus propiedades, subastando incluso sus revistas pornográficas, la casa y todos los bienes que poseía. Ante esta situación, Krusty utiliza el método del accidente mortal para intentar desaparecer y empezar una vida marinera buscando tesoros hundidos, pero es al final convencido por Bart y Lisa para que retornara a la pequeña pantalla. Quizás la hazaña más difícil que haya realizado sea el de hacer un looping en una bicicleta minúscula con Homero Simpson encima de ella, para salvar su vida ante Don Vitto, el cual le había exigido dicho espectáculo si no quería morir ya que debía pagar una deuda con la mafia.